La casi extinción del gato en Europa y su relación con la Peste Negra

Una de las mascotas más fotografiadas, filmadas y que más aparece en las redes sociales por sus gracias y su belleza es el gato.
Lo que muchas personas no saben, es que este pequeño felino tan amado en la actualidad, estuvo a punto de extinguirse en Europa hacia el siglo XIV, en gran parte a causa de las creencias religiosas de la época.

El gato negro, uno de los más odiados en la Europa Medieval

El cristianismo lo estigmatizó, ya que el gato era un animal adorado en muchos cultos paganos, como por ejemplo en el de la diosa nórdica Freya (muchas veces representada por un carro tirado por gatos). A parte de los cultos paganos el gato, también fue asociado a prácticas satánicas y demoníacas, a la mala suerte, a prácticas de hechicería y brujería.

La diosa nórdica Freya montada en su carro tirado por gatos

Se creía que dicho animal tenía poderes sobrenaturales, que el diablo podía transformarse en uno de ellos, también que eran aprendices de los brujos/as y una infinidad más de cualidades negativas.
La Iglesia Católica fue una de las grandes culpables de la casi extinción del gato común en Europa, en una más de sus tantas afirmaciones/ leyes sin fundamento, algunos de sus más altos cargos llegaron a afirmar que:

-           El demonio tenía forma de gato (Papa Gregorio IX, 1227)
-           El demonio puede tomar las formas de un sapo o un gato (Guillermo de Auvernia, obispo de   París, 1230)
-           Los Templarios son acusados de herejía, entre otras cosas por adorar a un gato negro, y llevar   a cabo prácticas sexuales anormales (Papa Clemente V, 1300)
-          El sacrificio de los gatos era algo bueno a los ojos de Dios, y desde la Iglesia se alentaba a       quemarlos en las fiestas populares (Papa Inocencio VIII, 1484)

Asociación del gato y el demonio 

En definitiva, el gato pasó de ser un animal querido, que ayudaba a eliminar las plagas de ratas y ratones de las casas, establos y graneros, a ser un animal odiado y rechazado por la sociedad medieval.
El odio llegó a tal extremo que el gato durante siglos fue objeto de las más crueles torturas, quemados en las hogueras con personas acusadas de brujería, quemados y torturados en las fiestas populares, si se podía se les mataba de pequeños por la creencia popular que decía que a los 9 años se convertía en brujos poderosos, y un largo etcétera de creencias dementes y sin sentido.
A causa de todo ello, este felino fue el gran ausente cuando la Peste Negra del siglo XIV comenzó a propagarse por toda Europa. Las ratas negras principal vector de propagación de la enfermedad campaban a sus anchas por toda Europa y sus pulgas infectadas con la bacteria Y.Pestis eran su principal arma, cuando las ratas morían las pulgas tenían que buscar un nuevo hogar, y ese nuevo hogar en muchas ocasiones era humano.

Bacteria Y.Pestis


La Peste acabó con más del 50% de la población europea, se estima que unos 50 millones de personas de una población total de 85 millones, y en gran parte la culpa fue de los propios humanos, que llevados por la locura y la falta de cultura típica de la época, llevaron a cabo la matanza indiscriminada de uno de los principales depredadores de la rata negra, consiguiendo así destruir una cadena trófica natural que con toda certeza hubiese conseguido disminuir la alta mortandad de población a causa de la Peste Negra. 

Comentarios